viernes, 7 de octubre de 2016

¡Alerta, implosión!

Eso de que algo ha explotado lo entiende todo el mundo, pero lo de implotar no está tan claro.

En el vídeo se muestra la implosión de un vagón cisterna. Lo que podría parecer un monstruo invisible que aplasta vagones cisterna como si fueran latas de refresco en realidad es un sencillo fenómeno físico relacionado con la presión del aire que hay dentro de la cisterna. Esto se consigue limpiando el interior del vagón con agua a presión muy caliente, que en combinación con las habituales muy bajas temperaturas del invierno siberiano provoca una disminución de presión muy importante en el interior del vagón al condensarse el vapor de agua.

¿De verdad que no has visto la lata de refresco que se chafa de forma parecida al vagón-cisterna?


No hay comentarios:

Publicar un comentario