viernes, 18 de noviembre de 2016

Contaminación lumínica

Aunque no es el tipo de contaminación que más preocupa, no deja de tener su importancia, sobre todo porque se malemplea una enorme cantidad de energía eléctrica iluminando lo que no necesita luz. Solamente hay que fijarse en las imágenes nocturnas de Europa vía satélite, en las que se ven las grandes urbes como enormes focos de luz.














Una de las formas de reducirla es procurar utilizar lámparas de iluminación callejera de alta eficiencia energética y que proyecten la luz exclusivamente hacia abajo. Lo que sucede es que eso es poco habitual todavía en nuestras calles. Por eso sorprende ver cómo se van colocando lámparas con luces LED y que además enfocan la luz correctamente. Fíjate en la imagen, tomada en Vinaroz hace unos días: incluso la lámpara está protegida por el balcón situado encima de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario