miércoles, 11 de enero de 2017

¡Pobrecito dióxido de carbono!

¡Si es que se han empeñado en que sea el malo de la película! En el artículo del suplemento Tercer Milenio del Heraldo de Aragón del 10 de enero de 2017, titulado Cuando la nave Prometheus aterrizó en la contaminada Madrid, continúa el despropósito:

"Los principales agentes contaminantes atmosféricos son, precisamente, los compuestos englobados como gases tóxicos –además del CO2-". 

"En tanto que el ya conocido y familiar CO2 es el principal responsable del efecto invernadero y, en consecuencia, del calentamiento global"

Efectivamente, el CO2 es el principal  -que no el único- responsable del efecto invernadero, que es muy beneficioso, ya que sin él la temperatura media en la Tierra estaría en el entorno de los -15 ºC y no podría darse la vida tal como la conocemos. El problema viene de que su exceso está generando un incremento de temperaturas que puede tener efectos devastadores, pero el responsable no es el efecto invernadero (imprescindible), sino que haya más del necesario.

Ademas, dejar latente la idea de que es un gas contaminante es una barbaridad, ya que los animales lo producimos al respirar y las plantas lo necesitan para sintetizar materia orgánica y liberar oxígeno. ¡Luego no será tan contaminante, digo yo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario