martes, 4 de octubre de 2016

Quiral or not quiral, that´s the question

Uno de los más típicos tópicos de la Química en el Bachillerato es la isomería óptica: se da en compuestos con carbonos asimétricos, es decir, con los cuatro sustituyentes diferentes. Sus moléculas guardan entre sí una relación imagen-objeto especular (la quiralidad es la propiedad de un objeto de no ser superponible con su imagen especular).

Un enantiómero gira el plano de polarización de la luz hacia la izquierda (L-levo) y el otro hacia la derecha (D-dextro). Los aminoácidos, excepto la glicina, tienen un carbono asimétrico y presentan los dos enantiómeros, aunque en la naturaleza es habitual encontrar sólo uno de ellos. 


Imágenes como la anterior suelen utilizarse para explicar la quiralidad. Pero a partir de ahora creo que será mucho mejor utilizar la siguiente:


Y de paso, hacemos cultura cinéfila. Que es fácil con Samuel L. Jackson, porque desde hace años parece el perejil de todas las salsas, pluriempleado por la gran cantidad de películas en las que interviene, y que además es un actor estupendo: por decir algo, borda el criado en el "Django desencadenado" de Quentin Tarantino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario